Móvil    Nacionales    Internacionales   Regionales   Económicas   Deportivas    Culturales     Educación     Ciencia     Videos      PSUV   

   República Bolivariana de Venezuela
   27/06/2017 - 9:55 PM

   Dominios: .com | .net | .info
   
Publica en Abrebrecha.com | Regístrate

Buscador Abrebrecha
 

Con presentaciones a casa llena / Lee las noticias en Abrebrecha Móvil (www.m.abrebrecha.com)
Alí Alejandro Primera recordó al Cantor del Pueblo y Orquesta Típica de Lara a Otilio Galíndez en PDVSA La Estancia

SECCIÓN / Dtto. Capital / Caracas





Blog de Silvio Rodríguez
segundacita.blogspot.com






Imprimir


Envía un email



Caracas, 18.10.10.- El público estanciero, acostumbrado a experimentar la cultura de manera dinámica, vivencial, protagónica, no se anda por lo bajo a la hora de rendir tributo y marcar conmemoraciones: baila, canta, aplaude y se hace sentir. Ni hablar de los artistas que semana a semana dan lo mejor de sí para obsequiar formación, arraigo y entretenimiento a toda la colectividad caraqueña.

Ese cálido, emocionante encuentro entre asistentes y músicos se manifestó con creces en los conciertos-homenaje que el brazo social y cultural de nuestra industria petrolera rindió este pasado fin de semana a Alí  Primera, nuestro Padre Cantor, con el joven cantautor Alí Alejandro Primera, y al querido compositor Otilio Galíndez, con la Orquesta Típica de Lara.
 

Rítmica conciencia

Que no se equivoque nadie con el mirar sereno y el hablar pausado del joven cantautor Alí Alejandro Primera cuando comparte algunas palabras antes de subir al escenario. Porque, una vez que lo habita, su sentir revolucionario y su sorprendente sensibilidad musical se tornan vendaval de lírica y ritmo que invita a cantar, a bailar, a batir palmas.

No había terminado su introducción al público por parte del presentador cuando llenó el recinto con los acordes de una composición propia, dueña de una festividad inusitada que llenó de alborozo a la audiencia. Sin dar tregua, Alí Alejandro dejó escuchar las notas de Un Guarao y Cunaviche Adentro, compuesta por el Cantor del Pueblo.

Agradeciendo la recepción, Alí Alejandro explicó que a él, junto a la nueva constelación de jóvenes trovadores, le ha tocado señalar “los desajustes sociales que poco a poco, con la férrea convicción inclusiva del bravo pueblo venezolano, van siendo solventadas a través de la Revolución Bolivariana”. Así, entonó junto a las cantoras Zobeida Martínez y Yulimary García un ramillete de composiciones propias, como Tía Juana, en la que denuncia las injusticias por transformar en la tierra zuliana; Seña Personal, un llamado a la conciencia imbuido en ribetes de samba y Habrá que Creer.

“Nuestro Alí Primera asumió el deber histórico de cantarle a los presos políticos, a la resistencia ideológica, a la masacre de la naturaleza en aras del capital… yo he denunciado con mi canto las pretensiones imperialistas sobre los gobiernos progresistas que en Latinoamérica van siendo y creciendo”. Con este sensible enunciado, y tras entonar Otra Vez, del Cantor del Pueblo, interpretó los temas Los Hombres de Morazán, dedicado al depuesto presidente nacionalista de Honduras, Manuel Zelaya; Colombia y Venezuela, un cumbia que exalta la hermandad de nuestros pueblos más allá de las fronteras, y Desde el Barrio a las Vitrinas, en homenaje al fuego libertario encendido por el pueblo en rebeldía aquel 27 de Febrero, y que ningún factor del imperialismo podrá volver a apagar.

No sólo el Padre Cantor Alí Primera fue convocado a la memoria por el milagro de la canción necesaria… igualmente, el nombre de Bolívar, Morazán, el inconstitucionalmente depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya, y hasta la urgente unión latinoamericana, se convirtieron en vivas y consignas gritadas por el público. En tal álgido momento, Alí Alejandro interpretó Amarú, compuesta en honor a su pequeña, nacida un 11 de septiembre, mismo día que el presidente chileno Salvador Allende fuera depuesto y cayeran las Torres Gemelas en Nueva York; Sobreviviendo del Viento y la Lluvia, en solidaridad a las hermanas y hermanos damnificados, para finalizar con tres inolvidables composiciones del Cantor del Pueblo, Alí Primera: No Basta Rezar, Tin Marín y Techos de Cartón como bis.
 

Orgullo larense tomó PDVSA La Estancia


No es la primera que pasa cuando en el Oasis Cultural de la Gran Caracas se anuncia la participación del algún artista o agrupación larense: como si de una peregrinación se tratara, paisanas y paisanos de ese estado accidental dicen presente, para corear a más no poder las canciones que tantos recuerdos les traen y bailar a ritmo de su famoso Golpe.

Y así fue la actuación de la Orquesta Típica de Lara: una conjunción del gentilicio y la cantarina herencia sonora occidental, interpretada en memoria del querido compositor Otilio Galíndez, como todos los conciertos dominicales a realizarse durante el mes de octubre en PDVSA La Estancia.

“¿Cuántos larenses hay aquí?”, preguntó el director, Rafael Barragán; las manos levantadas no se hicieron esperar. Tras el obsequio de un aplauso, el cuerpo orquestal inició la presentación con un popurrí a más regional imposible, compuesto por el clásico Golpe Tocuyano, La Morenita y El Ñau-Ñau, acompañado por el público con el característico plaplá-plaplá del Golpe Larense.

La inmortal pieza de Pablo Canela, El Gavilán Tocuyano, fue la diáspora que reventó las ganas de bailar entre el recinto, que no disminuyó con la seguidilla de dos hermosos valses. Luego de ejecutar la nostálgica canción Coquivacoa, de Alí Primera, la soprano Marisela Galíndez cosechó enérgicos aplausos con el difícil tema Elevación, al que le siguió un interesante experimento sonoro: la interpretación del muy popular Compadre Pancho y el guayanés La Sapoara al unísono, en forma de capas disolventes que iban y venían con efecto de un todo perfectamente diferencial.

Esa misma técnica de concatenación rítmica fue aplicada con total éxito al interpretar en inquietante seguidilla el Vals Caraqueño de Juan Vicente Lecuna, Barlovento, el clásico Polo Margariteño; el Vals Conticinio, para representar el estado Trujillo y un golpe recio de bandola; verdadero recorrido sonoro por nuestra geografía que concluyó de manera apoteósica con las notas de nuestra Alma Llanera, coronado con una ovación de los presentes.  

Como ya es tradición en PDVSA La Estancia, niñas y niños, acompañados de sus representantes, aprendieron sobre la cosmogonía indígena guatemalteca contenida en el libro sagrado Popol Vuh, como parte de la obra teatral homónima que presentó Xiomara Moreno Producciones, en el marco del mes de la Resistencia Indígena.







Visitas: 1437
Actualizado cada 6 horas

Fecha: 18/10/2010
24 portales con información de cada región




Abrebrecha.com, Portal Web de Noticias.
Nuestros dominios: www.abrebrecha.com | www.abrebrecha.net | www.abrebrecha.info
Correo Electrónico: prensaabr@gmail.com