Móvil    Nacionales    Internacionales   Regionales   Económicas   Deportivas    Culturales     Educación     Ciencia     Videos     Audios      Fotos       PSUV   

   República Bolivariana de Venezuela
   1/08/2014 - 9:22 AM

   Dominios: .com | .net | .info
   
Publica en Abrebrecha.com | Regístrate

Buscador Abrebrecha
 
Visita las noticias en los estados: Amazonas - Anzoátegui - Apure - Aragua - Barinas - Bolívar - Carabobo - Cojedes - Delta Amacuro - Distrito Capital - Falcón - Guárico - Lara - Mérida - Miranda - Monagas - Nueva Esparta - Portuguesa - Sucre - Táchira - Trujillo - Vargas - Yaracuy - Zulia

Fundacev. Producto del mestizaje racial y cultural
Diablos Danzantes de Naiguatá, legado de los primeros habitantes de la parroquia

SECCIÓN / Fundación para el Desarrollo Cultural del Estado Vargas



Vargas: Fundacev continúa realizando la exposición pictórica de la Resistencia Indígena

Directores de Cultura de Vargas y Aragua unen lazos

Vargas: Continúa la exposición pictórica

Continua exposición pictórica del artista plástico Domingo Herrera en Vargas

Vargas: ´En América la historia se ha escrito siempre al revés´

Vargas: Hoy a partir de las 10 a.m. Exposición pictórica del pintor Domingo Herrera en la Plaza Bolívar de la Guaira





Imprimir


Envía un email



Gran Misión A Toda Vida Venezuela

Este es el legado de los primeros habitantes de naiguatá, producto del mestizaje racial y cultural. En esta celebración mágico-religiosa se rinde culto al Santísimo Sacramento del Altar  en una fiesta de marcado sincretismos religioso con el baile de cientos de Diablos danzando por todo el pueblo haciendo perdurar su tradición en el tiempo y que jamás sean olvidados.
 

 
Las actividades de los Diablos Danzantes se remonta a la época del siglo XVII (1600) en adelante, cuando los encomendaderos  Españoles trajeron a los negros esclavos del África, una porción de ellos se alojaron en el pueblo de Naiguatá. Cuando la iglesia Católica celebraba su fiesta principal de Corpus Christi con una procesión matutina y pública, unos comediantes vestidos de diablos y con rituales de tambor residenciales africanos dieron origen para que fueran cambiando las cosas ya que los toques tradicionales de tambor eran para las figuras diabólicas.

El ritual de los Diablos Danzantes lo practicaba la gente que hacía promesas al Santísimo Sacramento por cualquier cosa que ellos creían en aquella época, estas promesas las pagaban en las fiestas de Corpus Christi.
 

 
Fue en 1941, cuando el joven de tan solo 18 años de edad, Ciriaco Iriarte (llego a ser el Diablo mayor de la cofradía), un hombre de pueblo, leyenda de las tradiciones varguenses, llamado el “Canta Bonito”, junto a Teodoro Merente (se convirtió en el cajero principal) quien para entonces contaba con 16 años de edad y junto a un grupo de hombres y mujeres se unieron en la difícil tarea de fundar la Sociedad del Santísimo Sacramento de Naiguatá del estado Vargas, pues contaban para entonces con 16 personas y para pertenecer a esta sociedad las promesas deben de tener un significado espiritual.

De allí empezó a derivar la organización que nunca antes existió. En el año de 1999, se registra la Asociación Civil Diablos Danzantes de Naiguatá sin fines de lucro, la cual tiene por objeto realzar, promover, difundir y dignificar tanto en el ámbito Nacional como Internacional las manifestaciones culturales, tradicionales de la parroquia de Naiguatá, en especial de los Diablos Danzantes. En junio de 2003, son declarados Patrimonio del Municipio Vargas, después por el Consejo Legislativo del Estado son nombrados Patrimonio Cultural del Estado. En el 2006, por el mismo ente gubernamental son nombrados patrimonio Histórico, Religioso y Cultural del Estado, y en ese mismo año la UNESCO los declara Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. 
 

 
 
Celebraciones y manifestaciones de Fé

La manifestación popular de los Diablos Danzantes constituye uno de los sincretismos de fé religiosa más particulares de nuestro país. Las celebraciones de Corpus Christi se realizan en las diferentes poblaciones de Venezuela, conservan ciertas similitudes entre sí, en todas existen Sociedades o Hermandades, con una estructura jerárquica, que esta compuesta por el Mayordomo o Diablo Mayor es el más viejo de todos, es el guía y líder, el Cajero es el que ejecuta “la caja” o tambor, este se diferencia de los demás diablos por que no lleva máscara ni cencerro (campana cilíndrica hecha de chapa de hierro) y los danzantes, todos ellos son los encargados de organizar la fiesta.
 

 
La celebración de Corpus Christi empieza la  segunda semana del mes de junio, los días específicos son los martes, cuando los diablos se reúnen en asamblea con el cura de la iglesia. Miércoles que es la víspera, los danzantes se dirigen a la parte alta de la localidad, a las 12:00pm al repique de la campana y del llamado de la caja, estos comienzan a descender del cerro hasta llega a la plaza donde los promesantes realizan su ritual y se arrodillan frente a la puerta de la iglesia donde bautizan a los diablos nuevos, seguidamente recorren las calles del pueblo, y el jueves es el día de Corpus Christi, los diablos están ocultos cerca de la iglesia durante la misa de las 10:00am En honor a Santísimo Sacramento del altar. Después de culminar la misa los Diablos Danzantes hacen su ritual, rezan y plantean sus peticiones, luego realizan el mismo recorrido del día anterior a las 6:00pm, se ocultan en la espera de la procesión del Santísimo, los diablos van danzando detrás de los feligreses al ritmo de la caja, durante todo el recorrido hasta terminar la procesión. Esta diablada se despide cuando meten al Santísimo a la iglesia y cierran sus puertas.

El diablo mayor de esta época es el señor, Roberto Izaguirre, pero todas las personas del pueblo de Naiguatá lo llaman “Robin”, él fue nombrado por el Consejo Legislativo del Edo. Vargas como Patrimonio Cultural Viviente del Edo. En el año 2006, en esta investigación se tuvo la oportunidad de conversar con el Diablo mayor Roberto Izaguirre, y este nos comentó, “los Diablos Danzantes se remontan a nuestros antepasados, y es la expresión y representación de nuestra cultura, a demás es parte de nuestra identidad como Venezolanos”.

En este sentido nos expresa Juana Castillo, promotora Cultural de la Gobernacion del Estado Vargas, “Los Diablos de Naiguatá son parte de nuestro Patrimonio Cultural, debemos apoyarlos, ya que son una expresión del pueblo y debemos contribuir para que perduren en el tiempo”.
 

 
Vestimenta Música y Bailes de lo Diablos

El vestuario esta constituido por un pantalón y una camisa blanca, los cuales se pintan con marcadores, dibujándoles varios motivos, entre los cuales predominan los círculos, cruces y rayas. Los símbolos son propios, pues se dice que es para evitar la incorporación de espíritus malignos, por eso cada traje, debe ser pintado en cruz o cruzado. Para calzarse utilizan alpargatas sobre las cuales pintan cruces de diferentes tamaños y colores. Llevan cinturón de cencerros (campanas cilíndricas hechas de chapas de hierro). Las máscaras son de figuras zoomorfas (forma de animal) de diferentes tamaños, las cuales son realizadas con armazón de alambre y papel engomado. Son elaboradas según la imaginación de los fabricantes y  utilizan figuras alusivas a la fauna marina y en ocasiones se pueden ver otro tipo de animales. En este sentido el Diablo mayor Roberto Izaguirre mencionó “cuando los Diablos comenzaron con Ciriaco Iriarte, las máscaras se construían de barro, porque no se tenían los materiales que hoy se pueden conseguir, y los fabricantes tenían que hacerlas con mases de anticipación, para que las máscaras se pudieran secar y estar listas para el Corpus Christi”.   
 

 
Los participantes incorporan escapularios y crucifijos a la vestimenta que llevan cruzados. La música de los diablos es instrumental. Los diablos de Naiguatá tienen dos toques, uno es el “Toque de Llamada”, el otro es el “Toque para Bailar”, el instrumento mayor realce es la Caja o Tambor, que aprovecha el recurso de producir distintas alturas y timbres de acuerdo al lugar. Entre los bailes tienen el “Baile del Huevo” y el “Baile del Vaso”.

Los diablos danzantes de Naiguatá, Edo. Vargas, es la expresión de los hombres y mujeres del pueblo, que le plantean al Santísimo sus peticiones, este tipo de manifestaciones cultural forman parte del ciudadano común, son parte de su identidad conocimientos de generación en generación, para que la celebración de los Diablos Danzantes perdure en el tiempo y no sean olvidados.
 

 

 



Visitas: 10340
Actualizado cada 6 horas

Fecha: 27/05/2010


24 portales con información de cada región

Propuesta del Candidato de la Patria Comandante Hugo Chávez 2013-2019


Sitio propio de Silvio Rodríguez

Abrebrecha.com, Portal Web de Noticias.
Nuestros dominios: www.abrebrecha.com | www.abrebrecha.net | www.abrebrecha.info
Correo Electrónico: prensaabr@gmail.com